Noche de perseidas o lágrimas de San Lorenzo

Las estrellas fugaces es uno de los fenómenos más asombrosos que podemos ver en el cielo.

Las perseidas son unas de las estrellas fugaces más famosas del verano, cada año se dejan ver por el día de san Lorenzo 10 de agosto.

Son varias las leyendas que nos cuentan de donde vienen los nombres que se le atribuyen a esta lluvia de estrellas.

Una de ellas, la más dramática, tiene que ver con la tradición cristiana.

Nos remontamos al 10 de agosto del 258, según la religión cristiana, San Lorenzo vivió un calvario al ser quemado vivo en una hoguera en Roma.
Las lágrimas de ese calvario han pasado a la historia y son las que dan nombre a esta lluvia de estrellas.

Las lagrimas de San Lorenzo es una de las más intensas lluvias de estrellas, suele durar desde julio a finales de agosto, siendo a mediados de este cuando mas meteoros se suele observar.

También conocidas como perseidas, su nombre proviene de la constelación de Perseo, de la cual vienen los meteoros.

La otra, más mundana, con la mitología griega.

Según la mitología griega, Perseo es el hijo de Zeus. Quien estaba enamorado de una ninfa, encarcelada por su propio padre para que no dejase herederos al trono que este poseía. Zeus tuvo que ingeniárselas para colarse en la habitación de su amada y engendrar a su futuro hijo.
La forma que eligió este Dios fue una lluvia dorada, atravesando las paredes de su encierro. Dánae y Zeus tuvieron un hijo varón llamado Perseo.

Os dejamos unos consejos para que podáis disfrutar de esta lluvia de estrellas.

  • Consulta la previsión del tiempo. Es interesante saber en qué zonas está mas despejado y no se observan nubes bajas para poder ver el cielo por completo.
  • Alejarse de la ciudad. La contaminación lumínica hace que el cielo pierda su tonalidad oscura impidiendo poder ver todas las estrellas, recomendamos acercarse a zonas de montaña para poder disfrutar de una gran lluvia de estrellas.
  • Olvida el telescopio. En ocasiones es mejor dejarlo a un lado ya que disminuye nuestro campo de visión centrándolo solo en ciertos puntos, por lo cual nos perderemos más de la mitad de las estrellas.
  • ¡¡¡Pide un deseo!!! Como es tradición, cada vez que se ve una estrella fugaz hay que pedir un deseo… pues vamos a ello.

Os dejamos este enlace para que no dejéis de visitar Sierra Nevada también en verano. Apostando por eventos como estos.

Fotografias:  www.eltiempo.es, www.abc.es, www.elmundo.es

Lluvia de estrellas ¿Perseidas o lágrimas de San Lorenzo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *