Pistas verdes fáciles. Para iniciar al esquí o el snow, poca pendiente y permiten aprender a mantener el equilibrio.  Normalmente llenas de niños y grupos de gente iniciándose a hacer sus primeros giros y aprendiendo la cuña, sin caerse al suelo cada dos por tres. Alfombras mecánicas te llevan a distintas pendientes, el remonte más sencillo de usar para los debutantes, en otras pistas verdes telesillas.

Pistas azules fáciles e intermedias, suaves pendientes, se necesita un poco de nivel. Coinciden todo tipo de esquiadores y snowboaders noveles, grupos de cursos que  saben algo y expertos ya que muchas de ellas llevan a pistas de mayor nivel y son un paso obligado… en este nivel ya no existen alfombras mecánicas y nos transportamos en telesilla y otros tipos de remontes.

Pistas rojas intermedio y  difícil distintos niveles de dificultad. Pueden tener pendientes muy pronunciadas y ser pistas estrechas. Mas dificultad para la pista respecto a las pistas azules con más espacio para girar. También puede haber algún árbol, y el esquiador que va por ellas debe de hacer giros con rapidez y frenar rápido si hace falta. Son pistas para esquiadores con nivel medio y alto, no aptas para principiantes.

Pistas negras expertos. Máximo nivel de dificultad en una pista con pendientes muy muy pronunciadas, pueden superar el 50% de desnivel, son espacios para esquiadores muy expertos que saben defenderse ante cualquier situación. Las pistas negras suelen estar en las cotas mas altas de la estación, por lo tanto se disfruta de un mayor recorrido, a parte de las vistas que se suele tener. 

Esquía siempre en pendientes donde puedas controlar la velocidad, adecuadas a tu nivel. Nunca esquíes en pistas cerradas al público. El comportamiento en pistas lleva una serie de normas de actuación que se deben conocer: los usuarios de las pistas deben evitar las situaciones peligrosas provocadas por su propio comportamiento o por material defectuoso o inapropiado. Se debe adaptar la velocidad a las condiciones de la pista y nuestras limitaciones personales, prestar especial atención al adelantar a otro esquiador o al incorporarnos a una pista, evitar las paradas innecesarias, cuando nos desplacemos a pie hacerlo por el borde y respetar siempre las señales e indicaciones . En caso de accidente el esquiador está obligado a dar aviso a los servicios de seguridad y proteger al accidentado, identificarse y dar su testimonio.