«El Niño y el Esquí» es nuestro Pequeño manual de enseñanza que puede ser útil a padres y a profesores dedicados a la enseñanza a niños.

Valores tangibles e intangibles en Blanca Nieve sobre «el niño y el esquí».

El Niño y el Esquí Clases de esquí para niños
Niños en clase de esquí

Para los niños, todo es interesante y emocionante, poseen expectación. Su chispa natural lo empuja a explorar de una manera placentera y espontanea: están llenos de optimismo. Enmarcan todo ello en la ingenuidad, que es parte del encanto y atracción que tenemos por ellos: viven el momento, se orientan al placer.

Por su naturaleza, los niños son dependientes y necesitan apoyo. Como emociones, poseen la risa y el llanto, características normales que deben ser bien gestionados.

Las capacidades de los niños

El Niño y el Esquí
Niños subiendo a esquiar

Los niños poseen elasticidad, definida como la capacidad para recuperarse del dolor causado por la interacción con nuestro entorno; este concepto está muy asociado a la flexibilidad de la conducta, que permite al niño aprender comportamientos basados en cualquier patrón de socialización al que quede expuesto, siendo esta una característica especifica como seres humanos y fuerte indicio de salud mental.

Los pequeños poseen un sentido natural de libertad y cuando se sienten seguros, se mueven con espontaneidad. Tanto libertad como espontaneidad forman la estructura del juego. Por ello, el juego libre es la forma de felicidad natural para el niño y también de trascender la repetición del hábito, para que la vida sea una aventura libre y espontánea.

La etapa de juego

Kids playing

La infancia es una etapa de juego libre y creativo y donde el ser humano adquiere la capacidad de jugar para que, cuando adultos, produzcan esos “saltos de imaginación” a las que se deben las grandes invenciones y descubrimientos.

Los chiquillos son singulares, pues poseen un sentido de integridad, de ser. Cada niño así, es especial, único y maravilloso. Están predispuestos, por naturaleza, al amor, al afecto. El niño debe primero ser amado para después el poder amar.

En Blanca Nieve comprendemos estas capacidades y necesidades básicas de los niños. Sabemos que debemos cuidar al niño en sus necesidades de dependencia, por lo que se debe generar la “confianza”, que fortalecerá sus condiciones distintivas de pensamiento, imaginación, sentimiento, competencia, habilidades, decisión, disposición, actividad, ser y propósito. También en la enseñanza del Esquí.

Blanca Nieve infantil El Niño y el Esquí

transportar el equipo

Blanca Nieve participa así, en la preparación de los niños para las próximas etapas de la vida (codependencia, independencia e interdependencia) donde logrará la identidad, el amor, el trabajo y los cuidados de la vida mediante nuevas identidades, competencias, habilidades, propósitos, opciones y confianza,  es esencial para sus instructores.

Más que esquí, nuestro personal celebra mediante la impartición de sus clases buscan satisfacer la natural expectación, optimismo, ingenuidad, gestión de las emociones, dependencia, elasticidad, singularidad, juego libre y amor porque a decir verdad, antes que el deslizamiento lúdico por las medias pendientes o líneas de máximas dorsales, ¡lo más importante es amarlos!

Los aspectos técnicos del esquí infantil en el manual de El Niño y el Esquí

Kids learning El Niño y el Esquí

Esquiar significa deslizar.  Un esquí deslizado impone una actitud, la cual debe ser natural, central y “suelta”;  salvo algunas excepciones, no será necesaria una rígida y sistemática interpretación de la progresión técnica o metodológica sino que bastará con lograr una buena actitud en máximo equilibrio, siempre a través de movimientos naturales y simples.

El chiquito, por su constitución física, asume cuando esquía, una posición retrasada, la cual hay que rectificar para evitar la incorporación de vicios o hábitos que en el futuro serán difíciles de erradicar. El profesor de esquí trabajando con niños deberá disponer de una gran capacidad metódica y didáctica y de claros conceptos pedagógicos además de tener siempre presente la filosofía de enseñanza de Blanca Nieve manteniendo en el niño la  expectación, optimismo, ingenuidad, gestión de las emociones, dependencia, elasticidad, singularidad, juego libre y amor.

El Niño y el Esquí

El profesor creará un ambiente seguro y de colaboración para que los educandos participen en el aprendizaje individual y del conjunto, despertando el interés por el progreso técnico junto con la diversión y la alegría.

El aprendizaje, que describimos en nuestro pequeño manual de El Niño y el Esquí, enmarcado en una clase amena y con variedad de material didáctico, es más rápido. Para Blanca Nieve será un área segura de juego, donde el niño se sienta protegido y disponga de una serie de elementos para el desarrollo de la mayor cantidad de aspectos lúdicos es fundamental, especialmente en las clases de iniciación o primeras clases. Dicha área o pista elegida contará con una leve inclinación terminada en un plano perfecto.

Incorporando elementos de apoyo específicos, se facilita la labor del profesor de esquí y el aprendizaje es más ameno, divertido y eficaz.

“Hacerse amigo” del equipo.

El Niño y el Esquí
niños de Blanca Nieve infantil

Es muy importante que el adulto detecte antes de salir a la pista cualquier anomalía en el equipo y la vestimenta.

Por ello, la enseñanza se inicia ya con el equipamiento y el transporte del material. En tal sentido:

  1. Forma de transportar el equipo:

Para los niños de menos de seis años transportar los esquís sobre el hombro se torna problemático. Es más sencillo para los más pequeños transportar el equipo pasando sus manos a través de las correas de los bastones y tomando cada esquí por sus fijaciones.

Otro método es tomando los esquís y bastones bien acomodados en un bulto y llevarlos “tipo bebé”.

clases de esquí a niños

En cualquier caso es recomendable no fatigar a los niños cargándoles con los esquís, procurando que los lleven el máximo tiempo o cantidad posible. Si hay una sobre exigencia o tienen muchas dificultades para transportar el material, pueden llevar solo un esquí o cargarlos por tramos.

  1. Revisión del equipo:

El adulto o profesor debe detectar,  antes de salir a la pista, cualquier anomalía en el equipo y la vestimenta:

  1. Revisar el buen funcionamiento y ajuste de la fijación, que las botas estén bien colocadas (es frecuente ver botas con los ganchos hacia adentro) y ajustadas de forma que permitan a los niños caminar lo más cómodamente posible.
  2. Verificar los esquís para que estén acordes a la altura del niño.
  3. Descartar los patinetes (esquís de plástico sin cantos).
  4. Asegurar que la indumentaria esté acorde al clima imperante; en días de sol es imprescindible el uso de gafas de sol o de ventisca.

Primeros pasos.

Blanca Nieve ski infantil Sierra Nevada

Consta de TRES (3) etapas:

1. Adaptación propiamente dicha:

Idealmente entre 2 a 4 años (aunque pueden ser mayores), los niños aprenden las formas básicas de la locomoción deportiva como ser andar, trepar, escalar, correr, saltar, etc.

Por medio del contacto diario con el ambiente los niños captan y aprenden y mediante la técnica del “descubrimiento guiado”, buscan las soluciones a las propuestas de su profesor de esquí.

La adquisición de destrezas, actitudes y habilidades de movimientos constituye la base del ulterior desarrollo y salud del niño. Por lo tanto la experiencia del esquí está enfocada al desarrollo de estos aspectos y no tanto en gestos técnicos.

Esquí para niños
Blanca Nieve Sierra Nevada

Es importante que el esquí sea incorporado en el mundo de los “movimientos naturales” de los niños en esta particular etapa de su desarrollo. Como el equipo en el deporte (en esta etapa, “juego”) del esquí entorpece la naturalidad de los movimientos, obliga a buscar nuevas soluciones motrices lo cual beneficia al niño en todos los aspectos de su progreso y habilidades corporales. No obstante ello, se vela para que este proceso no le suponga un sobre esfuerzo perjudicial.

Los ensayos que terminan en éxito se repiten con gusto. Los que fracasan se olvidan pronto y para siempre.

El Niño y el Esquí

2. Adaptación al medio ambiente:

Por lo general los niños pequeños están inmersos en un ambiente agradable en su casa. Por similitud, en la guardería Blanca Nieve se le brinda el máximo confort y perciben por lo tanto al mundo exterior como algo agradable hasta que comienzan a esquiar.

Sabiendo que se encontrarán con un medio ambiente invernal  adverso de frío y nieve (produciendo sensaciones no del todo agradables al principio), la adaptación deberá hacerse con tacto, prudencia, sentido común y hasta bajo un “juego libre” y controlado.

Bajo ningún aspecto se expondrá a los niños pequeños a la exposición de condiciones climáticas extremas pues el trauma que crea el frío intenso podrá cambiar los intereses y la motivación  hasta el punto de no querer repetir una experiencia en entornos parecidos.

3. Adaptación a los esquís:

Durante esta etapa la ayuda del profesor para lograr el éxito es fundamental y su éxito estriba en que los juegos y los temas de enseñanza han de interrumpirse o reemprenderse según la situación de cada momento y las reacciones de los niños, tanto individuales, como en la dinámica de grupos.

Los niños jamás deben ser forzados a realizar alguna actividad.

Esquí infantil
Blanca Nieve infantil ski

Los ejercicios típicos en esta etapa podrán ser los siguientes:

  1. Caminar con un solo esquí en el plano sin bastones y sorteando obstáculos como bastones y aros. Deslizar impulsado por el profesor agarrado de los bastones del mismo.
  2. Deslizamiento en pendientes muy ligeras. Recorrer un circuito en el plano combinando deslizar con caminar.
  3. Descenso con sugerencias de diferentes acciones encima de los esquís (transportar, recoger del suelo, agacharse, saltar…).
  4. Descenso directo con acciones de frenar (“El pollito inglés”, “Reloj – reloj”, otras).
  5. Descenso directo con cambios de dirección descenso de pendientes ligeras con la combinación de todos los aspectos anteriores.

Más diversión.

el profesor de esquí y sus alumnitos

Superada las etapas iniciales, los niños podrán avanzar en su esquí siempre con juegos que incorporen gestos técnicos y habilidades motoras según el siguiente detalle:

  1. Ejercicios para desplazamientos.
  2. Juegos para:
  • Primeros descensos.
  • Descenso directo.
  • Trabajar la independencia de piernas.
  1. Cuña (“casita”).
  2. Iniciación a la subida.
  3. La vuelta en cuña.
  4. Saltos.
  5. Metodologías especiales.

¡Déjanos un comentario o sugerencias de tu experiencia enseñando a niños!

Niños jugando con esquís
clase de esquí con niños
“EL NIÑO Y EL ESQUÍ”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Puedes hablarnos aquí!
Hola 👋
Si tienes alguna duda, te responderemos por aquí